En los últimos meses hemos visto cómo el país se ha enfrentado a las dos mayores crisis de los últimos 30 años: el conflicto social que estalló en octubre pasado y la actual pandemia a causa del Covid-19. Desde esa mirada, diversas iniciativas han surgido, buscando disminuir el impacto de ambos problemas en las comunas más vulnerables y/o aislados del territorio, con un sólo objetivo: mejorar la infraestructura crítica y, por ende, permitir una mejor calidad de vida a sus habitantes. Una de ellas, es la que se está llevando en la comuna de San Pedro, de la Provincia de Melipilla.

Bajo el “Programa Santiago No Es Chile”, impulsado por Odepa, del Ministerio de Agricultura, se formó en diciembre pasado una Mesa de Convergencia que convoca al municipio y a las empresas Agrosuper, Ferretería Punto Vip, Viña Ventisquero y Superfruit; mediante la articulación de la Fundación Huella Local, organización que impulsa esfuerzos público-privados para ir en beneficio de los municipios a través de alianzas que permiten que recursos públicos, puedan amplificar su impacto con proyectos de infraestructura y equipamiento.

Por esta razón, este jueves y de forma remota, se llevó a cabo la segunda sesión de la alianza, con los representantes de las empresas patrocinadoras y que fue liderada por el alcalde Manuel Devia, José Luis Romero, jefe del Departamento de Desarrollo Rural de Odepa y Gonzalo Vial, director ejecutivo de Huella Local. El objetivo fue evaluar y analizar junto a los integrantes, el estado de avance de los proyectos, priorizados a partir de una cartera elaborada de forma mancomunada.

Para el jefe del Departamento de Desarrollo Rural de Odepa, José Luis Romero, la Mesa de Convergencia “es el modelo de iniciativas que queremos apoyar como Gobierno, porque pone en el centro la colaboración, sentando en una misma mesa a diversos actores de los distintos niveles. Esta forma es la que la nueva Política Rural quiere impulsar y que necesitamos en los tiempos actuales de crisis”, señaló. 

Con respecto a los proyectos, destaca la instalación de cámaras de televigilancia, la adquisición de vehículos de apoyo para servicios municipales, la regularización y levantamiento de infraestructura de educación y salud y, por último, el Centro Día Adulto Mayor. Sobre esto, el alcalde Manuel Devia, sostuvo que todas estas iniciativas serán de mucha ayuda para el desarrollo de la comuna en el mediano plazo, una vez que la crisis por el Coronavirus disminuya, agregando que “impulsar el desarrollo de nuestra comuna, sobre todo por las consecuencias de la pandemia, es primordial. Por eso agradecemos el apoyo de las empresas locales y la sociedad civil, ya que mediante el trabajo mancomunado permitiremos que nuestra gente tenga a disposición mejor infraestructura y una mejor calidad de vida”.

Por su parte, el director ejecutivo de Huella Local, Gonzalo Vial, agregó que “son relevantes los avances que ha tenido la Mesa, pero lo más importante es que nuestro diagnóstico no está errado. Los alcaldes de las zonas rurales y más apartadas del país, en general, lo que necesitan es que sus proyectos de infraestructura y equipamiento salgan adelante, porque van a atraer recursos y van a ser intensivos en ocupación de mano de obra dado el complejo escenario económico que va a tener el país”.

Además de los proyectos mencionados, dentro de las próximas semanas se espera que tanto las empresas colaboradoras, el municipio y Huella Local, evalúen un método que vaya en el auxilio de los vecinos de San Pedro afectados por la profunda crisis sanitaria, donde el 100% de ellos vive en territorio rural. Esto, a pesar de que la comuna del sector poniente de la Región Metropolitana fue una de las últimas comunas en tener casos por Covid-19.